¿Cómo ahuyentar gatos de las plantas? Remedios y soluciones efectivas

/COMUNICAE/

En ahuyentadorefectivo.com se encuentra una amplia variedad de ahuyentadores para gatos, además de otros tipos de repelentes para animales e insectos

La presencia de gatos ajenos en los jardines resulta muy molesta, en tanto sus excreciones fecales y su orina suele caracterizar por poseer un olor intenso. Los gatos además se caracterizan por tener una curiosidad muy aguda, lo que los lleva a destruir plantas, flores y decorados.

Es importante conocer estrategias claves para mantener estos animales a distancia.

¿Cómo ahuyentar gatos del jardín sin lastimarlos?
Existen muchas estrategias para ahuyentar a los gatos de los jardines. Principalmente, una de las opciones menos agresivas es el uso de olores fuertes. Científicamente se reconoce que el olfato de los gatos es muy sensible a olores como los cítricos o plantas como lavanda, tomillo o eucalipto.

Los repelentes para gatos que se promueven en el mercado, representan una composición química que funciona como un spray. La intensidad del olor de estos productos se caracteriza por mantener su efecto durante largas horas.

Otras opciones son los ahuyentadores ultrasónicos y los sistemas de dispersión de agua. En ahuyentadorefectivo.com existen cada vez más productos diseñados para asustar a los gatos, en vez de lastimarlos. Los precios de estas tecnologías son bastante económicos.

Tipos de repelentes para gatos
Estas son las alternativas más empleadas en la actualidad para mantener alejados a los gatos de los jardines:

  • Rodajas de limón y/o cítricos: los cítricos se caracterizan por tener un olor que lastima el olfato de los gatos. Se sugiere agregar rodajas en la zona de las plantas y espacios abonados.

  • Sembrar plantas repelentes: las plantas de albahaca, tomillo, geranios, eucaliptus, lavanda y tomillo son las más efectivas, en materia de olor natural, para lastimar el olfato de los gatos.

  • Pimienta: el polvo de pimienta, esparcido en la zona de las plantas o el césped genera en los gatos una gran picazón en su nariz. Se considera a la pimienta como uno de los productos que más incomodidad generan en estos animales.

  • Café: el olor del café molido cumple una labor igual de efectiva a la pimienta. Se sugiere esparcir café molido en la zona de las plantas y el pasto. Esparcir granos enteros tanto en las macetas como en el césped, representa otra manera práctica para conseguir el mismo objetivo.

  • Vinagre: el olor del vinagre se caracteriza por ser intenso y permanente. Rociar las plantas y los espacios del jardín con este producto, generará en el sentido de los gatos sensaciones nauseabundas. La experiencia de visitar un lugar marcado con este olor los predispondrá a no regresar.

  • Sistemas ultrasónicos: los sistemas ultrasónicos se caracterizan por activarse gracias a un detector de movimiento. Cuando este equipo percibe el movimiento del gato, activará un sonido fuerte que lastimará la audición del gato, obligándolo a retirarse de la zona.

  • Dispersor de agua: esta tecnología funciona de la misma manera que los sistemas ultrasónicos, contando con un detector de movimiento. La genética de los gatos es propensa a mantenerse lejos del agua.

  • Repelentes: usar los spray de repelentes garantiza que el olfato de los gatos se vea afectado, generando una mala experiencia para ellos.

Otras de las opciones a considerar para ahuyentar a los gatos son:

  • Retirar los excrementos que se encuentren en la zona, porque al ser material fecal de animales carnívoros no sirven como fertilizantes.

  • Usar vinagre o repelente en estas zonas contaminadas para eliminar rastros de feromonas.

  • Mantener muy bien cerrada las bolsas de basuras y otros residuos cercanos al jardín.

  • Usar ahuyentadores para los ratones y ratas que están atrayendo la atención de los gatos.

  • Si el jardín suele ser visitado con frecuencia por aves pequeñas, establecer comederos altos para estas especies.

  • Estudiar el jardín para reconocer la existencia de nidos o refugios.

  • Usar figurar ornamentales como gnomos, estatuas o gatos de cerámica establecerá un entorno poco agradable para estos animales.

  • Mantener una limpieza del mismo hogar para erradicar olores de comida.

  • Analizar la zona del vecindario para reconocer si los vecinos están dejando desechos o basuras cuyo olor atraiga a estos animales.

No todas las soluciones aquí presentadas son 100% efectivas. La mejor estrategia será combinar algunas de estas opciones para reducir el porcentaje de visitas de los gatos. Entre más alternativas existan en contra, más se sentirán vulnerados los gatos, hasta que comprenden que el jardín no es territorio seguro.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: