Libertex analiza la paridad alcanzada entre el euro y el dólar por primera vez en dos décadas

/COMUNICAE/

Por primera vez en veinte años, el euro y el dólar están a la par. Pero ¿cómo se ha llegado hasta aquí? ¿qué significa esto para los operadores e inversores?

Parecía casi un hecho que un euro siempre valdría al menos $1,10. De hecho, de 2007 a 2014, la moneda única estuvo en torno al $1,40 e incluso parecía que llegaría a $1,60 como consecuencia de la crisis financiera mundial del 2007-2008. Pero, por primera vez en veinte años, el euro y el dólar están a la par. Las preguntas que se deben responder ahora son ¿cómo se ha llegado hasta aquí? y ¿qué significa esto para los inversores?

¿Por qué el euro?
Muchos han señalado a la pandemia como el catalizador de la recesión del euro y, aunque ciertamente ha desempeñado un papel en la precipitación de la paridad en esta última etapa, la tendencia a la baja ya se había establecido mucho antes. La pandemia derivada del coronavirus y las inevitables rupturas de la cadena de suministro y las blandas políticas monetarias que esto engendró avivaron la inflación. Y en un mundo de materias primas denominadas en dólares, esto condujo, naturalmente, a la depreciación del euro. Pero la pandemia fue un cisne negro mundial que afectó a prácticamente todos los países y monedas del mundo, entonces, ¿por qué el euro se ha visto más afectado que el resto? La respuesta corta es: no lo fue. El yen japonés ha sufrido las mismas consecuencias, al igual que la libra esterlina, con las tres monedas cayendo más del 12% YTD.

Causa y efecto
Ahora que se ha establecido que no es tanto un problema del euro, como un problema de cualquier moneda menos el dólar, se puede comenzar a examinar adecuadamente las razones. El verdadero punto de inflexión para la mayoría de las grandes fue 2014. El daño de esta tendencia bajista durante ocho años, ahora se acerca a una reducción del 30% y no hay señales de reversión en el corto plazo.

La política del banco central ha jugado un papel importante. Mientras que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) ha mantenido su tasa de fondos por encima de cero durante la última década, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ) estuvieron en negativo durante varios años. Por supuesto, esto dificulta la reacción efectiva ante una crisis como la pandemia y limita las posibles medidas de estímulo, al mismo tiempo que complica la normalización de las políticas a partir de entonces. Si bien la Fed y el Banco de Inglaterra han podido aumentar las tasas de interés al 1,75% y al 1,25%, respectivamente, el BoJ y el BCE siguen estancados por debajo del 0% mientras la inflación se dispara.

Amenaza de recesión mundial
Hablando sobre las ganancias del dólar, es fácil perder de vista el hecho de que estas son malas noticias tanto para EE.UU. como para la UE. Un dólar fuerte significa que las exportaciones estadounidenses son más caras y, por lo tanto, menos competitivas. Hablar de que los países europeos están cambiando los proveedores de gas al Henry Hub, por ejemplo, no tiene sentido, ya que esta opción, cara de por sí, es ahora un 12-15% más cara. En medio de una creciente crisis energética, los combustibles fósiles en general se han vuelto mucho más caros ya que el petróleo, independientemente de su origen, se comercializa en dólares americanos.

Esto, a su vez, ejercerá aún más presión sobre la fabricación europea en el peor momento posible. De hecho, la economía más grande de la eurozona, Alemania, registró su primer déficit comercial en bienes desde 1991. A medida que continúa el ajuste monetario, que simplemente debe hacerlo, crece el riesgo de que tanto EE.UU. como Europa caigan en una recesión.

Entonces, ¿dónde está el dinero inteligente?
Básicamente, en cualquier lugar menos en el euro y el yen japonés. El vuelo hacia monedas de refugio seguro como el dólar americano y el franco suizo ya está en marcha y solo parece probable que se intensifique a medida que continúen los aumentos de tasas. De hecho, en una nota la semana pasada, George Saravelos, director global de investigación de divisas de Deutsche Bank, advirtió a los inversores que la retirada del dólar podría volverse aún más extrema si la Fed continúa endureciendo y empujando a EE.UU. y a la eurozona aún más a la recesión.

Es imaginable que las acciones podrían desplomarse en este escenario, aunque hasta ahora han logrado desafiar las expectativas de los analistas, con toda la sabiduría convencional contradiciendo los recientes repuntes del mercado. Sin embargo, más allá del dólar, otro gran beneficiario del capital que sale de las divisas y otros activos de riesgo tendría que ser el oro y la plata. El metal amarillo ya ha subido un 12% YTD y podría ser una excelente cobertura contra una mayor inflación.

Operar en bolsa los altibajos con Libertex
Libertex ha estado conectando a los usuarios con los mercados financieros durante un cuarto de siglo y ofrece una amplia gama de CFDs, desde Forex, materias primas y acciones, hasta ETFs y criptomonedas. Además del par EUR/USD y el índice del dólar, Libertex también ofrece la posibilidad de operar con activos subyacentes como el oro, la plata y el petróleo/gas. Y debido a que Libertex permite posiciones largas y cortas, se puede abrir una operación dependiendo de hacia dónde se crea que se dirige el mercado.

Para obtener más información sobre los servicios de Libertex o para crear una cuenta, visitar www.libertex.com/es/sign-up

Advertencia de riesgo: los CFDs son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de pérdida de dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 62,2 % de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero al operar con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFDs y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.
El valor de una inversión en acciones y participaciones puede disminuir o aumentar, por lo que es posible que recupere menos de lo que invirtió. El rendimiento pasado no es garantía de resultados futuros.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: