Los tips de AirHelp para viajar con la equipación para deportes de invierno y no perder el vuelo

/COMUNICAE/

Revisar las políticas de cada aerolínea, llegar con tiempo para facturar los equipos o buscar otras formas para enviarlo son algunas de las acciones que simplificarán la gestión para transportar este equipaje voluminoso. Tener un seguro o contratar servicios de manejo especiales para equipaje deportivo pueden facilitar al pasajero a recibir una compensación en caso de imprevistos. En la última temporada, más de 5,5 millones de usuarios visitaron alguna de las 35 estaciones de esquí que hay en España

Con la temporada de viajes invernales en pleno apogeo -febrero y marzo son los meses de mayor actividad y calidad de las pistas-, AirHelp informa a los amantes de los deportes de invierno sobre los desafíos que puede suponer el transporte de sus equipos cuando viajan en avión, desde las distintas políticas que adoptan las aerolíneas hasta la pérdida o rotura del equipo durante el trayecto.

Según Atudem, la asociación de estaciones de esquí y montaña de España, en la última temporada se superaron los 5,5 millones de usuarios que visitaron alguna de las más de 35 estaciones de esquí que hay distribuidas por todo el territorio nacional. Aun así, por todos es conocido que las más populares -y de mayor calidad- son las de Formigal, Sierra Nevada y Baqueira. Esta última, incluso, se cuela en algunos rankings europeos.

Para quienes optan por cruzar fronteras y visitar otros países europeos, los Alpes suelen ser la opción más demandada -tanto en la parte francesa como suiza o, en menor medida, los alpes italianos y austriacos-; y, en esta ocasión, el avión suele ser el medio de transporte más habitual. Por ello, la compañía tecnológica AirHelp revela algunos consejos que mejorarán la experiencia del pasajero al viajar con equipos propios para practicar deportes de invierno.

  • Políticas de la aerolínea: antes de viajar, es esencial revisar las políticas específicas de la aerolínea sobre el transporte de equipos deportivos. Cada aerolínea tiene reglas distintas sobre este tipo de equipajes voluminosos permitidos, restricciones de tamaño y peso, así como las tarifas asociadas.
  • Declaración del equipo al Check-in: es conveniente informar de forma precisa a la aerolínea a la hora de realizar la facturación. El tipo de equipaje, las dimensiones o si hay algún requisito especial de manejo del mismo son datos que pueden guiar a la aerolínea y evitar posibles desperfectos. Por supuesto, si la aerolínea tiene un servicio especial para equipajes deportivos, como palos de golf o esquís, es importante que el usuario lo tenga en cuenta para tener una garantía de transporte seguro.
  • Llegar con antelación al aeropuerto: hacerlo permitirá tener tiempo suficiente para facturar y realizar cualquier trámite adicional que pueda requerir la aerolínea, asegurando que el equipaje se carga a tiempo para el vuelo.
  • Empaquetar de forma segura: acciones como embalarlos con materiales protectores o separar piezas del equipo fácilmente desmontables pueden contribuir al transporte seguro.
  • Contratar un seguro de equipajes: tener un seguro de viaje que cubra pérdidas, daños o robos de cualquier tipo de equipaje puede proporcionar tranquilidad y protección primavera. Por ejemplo, AirHelp incluye un seguro de este tipo dentro de su plan de suscripción; con un pago directo y sin necesidad de demostrar qué había en el equipaje, además de ayudar en la gestión con la aerolínea.
  • Buscar alternativas de envío: enviar este tipo de equipaje por separado o hacer uso de servicios de correo especializados, puede resultar más cómodo y rentable que llevarlo como equipaje facturado.

Siguiendo estas pautas, los viajeros pueden minimizar posibles inconvenientes a la hora de transportar su equipo deportivo. Aun así, AirHelp comparte toda la información para abordar la situación en caso de que todas estas precauciones sean en vano y se produzca alguna complicación en el transporte. Además, los pasajeros que vuelan con su propio equipo es porque ya tienen contratado un paquete de actividades, por lo que perderlo implica no poder realizarlas y perder el dinero en el que está valorado su forfait.

Revisar el equipaje a la llegada: si hay algún signo de daño, se debe informar inmediatamente al personal de la aerolínea -preferiblemente con imágenes-. Del mismo modo, si se pierde el equipaje, es importante comenzar los trámites en el momento de llegada a destino.

Conservar toda la documentación: siempre, a la hora de hacer una reclamación, es importante guardar todos los informes, referencias, documentos y registros de comunicación que se hayan producido entre el pasajero y la aerolínea respecto a la incidencia.

Información acerca de indemnizaciones: algunas políticas de aerolíneas o si el pasajero contrató un seguro de equipajes, la pérdida o daño de material deportivo puede conllevar una indemnización económica.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: