Reparación de persianas enrollables: ¿Qué hay que tener en cuenta? Según PERSIANISTAS ZARAGOZA

/COMUNICAE/

Las persianas enrollables son uno de los sistemas de persianas que menos mantenimiento o reparación necesitan y que más duran. Sin embargo, puede ocurrir que una persiana enrollable algo anticuada en particular se rompa o se bloquee

Según Persianistas Zaragoza, en la mayoría de los casos, la persiana puede repararse a bajo coste, de lo contrario habrá que sustituirla por una de características similares a la antigua.

¿Cómo reparar una persiana que no baja correctamente?

Reparación de persianas: los 5 problemas más frecuentes
Las persianas enrollables suelen atascarse por los siguientes motivos:

  • Cuerda de elevación de la persiana rota.
  • Cordones de fijación de los rodillos sueltos.
  • La persiana enrollable se sale de los pasadores.
  • Primeros lamas rotas.
  • Tapones de tope desgastados.
  • Enrollador de resorte para ser reemplazado (bobinador de persiana roto).

Reparación de persianas: rotura de la cuerda de elevación
Si la cuerda de la persiana no se sustituye cuando empieza a deshilacharse, pronto se partirá y la persiana no podrá moverse.

Si la correa se desgasta con demasiada frecuencia, puede deberse a una fricción excesiva entre la cuerda y la guía de la correa de dos rodillos situada a la salida de la caja de la persiana, o entre la correa y el enrollador con muelle que la enrolla.

Incluso cuando la cuerda no es de buena calidad, se desgasta con mucha más frecuencia.

Los técnicos especialistas en reparación de persianas Zaragoza pueden sustituir la cuerda de la persiana y comprobar el funcionamiento general de todos los accesorios.

Reparación de persianas bloqueadas: la persiana ya no se mueve
Cuando la persiana se queda completamente bajada y la cuerda no se mueve, los técnicos especialistas en reparación de persianas realizarán las siguientes comprobaciones:

  • Los cables que conectan la persiana con el rodillo, si están rotos deben ser sustituidos
  • Las primeras lamas de plástico de la parte superior de la persiana, si están rotas, deben ser sustituidas por otras compatibles, ya que suelen estar disponibles en varios colores y se cortan a medida.

Persiana bloqueada en el interior de la caja
Si la persiana está intacta pero el rodillo de hierro galvanizado del cajón de la persiana ya no se mueve, hay que comprobar lo siguiente:

  • Desgaste de los pernos del rodillo de hierro y fugas de los respectivos cojinetes laterales
  • Desgaste de uno o ambos rodamientos en los dos extremos del rodillo
  • Rotura de la rueda (polea) en el extremo del rodillo

En los tres casos, basta con sustituir la pieza rota y la persiana funcionará como antes.

Reparación de persianas: la persiana se ha metido hasta el fondo en el cajón
Cuando la persiana retrocede completamente en el cajón, significa que los dos tapones de tope situados en la última lama final de la persiana se han partido.

A continuación, será necesario abrir el cajón de la persiana, sacar las primeras lamas de la ranura y atornillar dos nuevos tapones de cierre en la lama final de la persiana.

Si la persiana es movida por un motor eléctrico, probablemente habrá que ajustar el tope superior para que retraiga toda la persiana dentro de la caja.

Reparación de la persiana: cuando el enrollador de muelle deja de enrollar la cuerda
Cuando el enrollador de muelle ya no enrolla la cuerda, significa que el muelle interno se ha desgastado y que hay que cambiar todo el enrollador y la placa mural.

Al comprar el enrollador y la placa, siempre hay que llevar el accesorio roto para encontrar uno que sea compatible con el que se va a sustituir.

Rotura del enrollador de la persiana: ¿cómo evitarla?
El enrollador de la persiana es un mecanismo sujeto a desgaste. Por lo tanto, cuando se rompe, debe ser sustituido por uno del mismo tipo.

Sin embargo, hay algunos trucos que alargarán la vida de este pequeño pero indispensable accesorio.

A continuación se detallan algunos consejos prácticos para no acabar con un enrollador de persiana roto de repente:

  • Subir y bajar la persiana de forma lenta y continua, sin que se produzcan sacudidas
  • Sujetar la cuerda frente al enrollador
  • Sustituir la cuerda cuando empiece a deshilacharse o deje de estar plana
  • Asegurarse de que la cuerda siempre entre en el enrolladora plana y centrada
  • Comprar una correa de buena calidad

Mantenimiento y cuidado de las persianas
Las persianas enrollables protegen de las inclemencias del tiempo y de posibles intrusos, por lo que es importante realizar un mantenimiento regular para que duren más tiempo.

Las persianas son uno de los sistemas de oscurecimiento que menos mantenimiento necesitan.

También se pueden elegir persianas para cuidar el medio ambiente.

Basta con unas sencillas medidas para que funcionen bien durante muchos años.

En particular, las persianas eléctricas, que funcionan con un motor eléctrico, son las que menos mantenimiento requieren. Esto se debe, por un lado, a que no tienen cuerda ni enrollador y, por otro, a que los motorreductores mueven la persiana de forma lenta y constante, sin provocar sacudidas bruscas en las lamas que la componen.

Mantenimiento de las persianas: limpieza
Se debe realizar cada 6 a 12 meses dependiendo de las condiciones ambientales

Para: persianas de plástico PVC, persianas de madera, persianas de aluminio.

  • Eliminar el polvo con un cepillo de cerdas suaves, una brocha o una aspiradora.
  • Limpiar la superficie con un paño húmedo, utilizando agua tibia y detergente neutro.
  • Secar con un paño de microfibra.

Mantenimiento según sea necesario

  • Cuando la correa se riza o empieza a deshilacharse, es el momento de sustituirla.
  • Cuando la guía de la correa (accesorio con 2 rodillos donde la correa sale a la caja) empiece a chirriar, hay que lubricarla con spray y proteger la cuerda con toallas de papel.
  • Cuando el enrollador de muelle ya no enrolla la cuerda, debe ser sustituido.
  • Cuando una lama de la persiana se desprende de las demás o se parte en el interior de las guías, debe ser sustituida. Si hay muchas lamas dañadas, es más rentable cambiar las persianas.

Lo que hay que comprobar periódicamente
Una persiana enrollable suele anunciar su mal funcionamiento mediante ruidos inusuales. Por lo tanto, si se oyen chirridos o ruidos extraños, hay que comprobarlo.

  • Las guías laterales deben estar siempre despejadas y limpias.
  • Las lamas deben ir paralelas y no inclinarse hacia un lado.
  • La cuerda no debe ser difícil de tirar y debe retroceder bien.
  • Los dos tapones de cierre de la lama inferior de la persiana deben estar intactos.
  • Cuando se abra la caja de la persiana para lubricar los cojinetes, es aconsejable comprobar también el desgaste y que las cuerdas que sostienen la persiana están en buen estado.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: